Cómo conseguir vuelos baratos

Cuando organizas un viaje, en muchos de los casos, el valor de los vuelos supone el 50% del valor total del mismo. Es por ello que siempre dedicamos mucho tiempo en intentar conseguir el mejor precio posible comparando en miles de webs.

Existen muchos trucos para poder conseguir un vuelo al mejor precio. Pero de todos ellos el mejor, y el que más utiliza la gente curtida en el tema, es sin duda el uso de las VPN.

Qué son las VPN

VPN es la sigla de Virtual Private Network (Red Privada Virtual en español), es decir, una red privada por la cual nos podemos conectar a internet. Esto nos permite conectarnos de forma remota y privada, por ejemplo, si estamos fuera de casa y nos conectamos a una red wifi pública, gracias a la VPN nuestros datos estarán siempre seguros, ya que se genera un canal seguro entre nuestro dispositivo y nuestra Red Privada por el que nadie más que nosotros puede acceder.

Funcionamiento de las VPN

De este modo, todos nuestros datos privados, ubicación, historial y un largo etcétera quedan completamente encriptados para cualquiera que quiera aprovecharse de las debilidades de seguridad de la red para poder acceder a toda esta información.

Cómo utilizar las VPN para conseguir vuelos baratos

Puesto que las VPN son una red privada, los proveedores de estos servicios te permiten utilizar servidores remotos desde los que acceder a internet. Esto quiere decir, que si nosotros estamos en España, como es nuestro caso, nosotros podemos seleccionar un país diferente, Estados Unidos por ejemplo, y puesto que nuestra red es privada, la web a la que entremos creerá que nosotros nos encontramos en el país elegido, a pesar de que eso no es así. Recuerda que lo que ocurre entre el servidor de nuestra Red Privada Virtual y nuestro ordenador es completamente privado, por lo que las webs solo podrán obtener la información de ese servidor, pero nunca del resto del camino que la señal recorre hasta llegar a nuestro dispositivo.

Esto nos da una grandísima ventaja a la hora de comparar precios de vuelos, puesto que ya no solo podremos comparar entre compañías, sino también entre países.

Cada compañía aérea difunde diferentes ofertas y precios para un mismo vuelo en función de la zona geográfica, es decir, un vuelo de ida y vuelta en clase turista en Francia puede costas 500€, y ese mismo billete en Italia 300€.

Lo mismo ocurre con todas las compañías, por lo que podemos entrar en las webs de comparadores utilizando una ubicación diferente, siempre a través de las VPN, para comparar los precios de distintos países. No te preocupes si, por ejemplo, acabas comprando el vuelo desde Tailandia para un recorrido entre países europeos, eso no afecta en nada más que en el precio final.

Estas VPN no solo sirven para conseguir vuelos baratos. También sirven para proteger tus datos bancarios cuando realices compras online, o ver contenido restringido por geolocalización. Gracias a las VPN, podrás ver todas las series y películas de Netflix limitadas geográficamente solo para Estados Unidos desde tu propia casa.

Qué VPN comprar

Existen muchísimos proveedores de VPN, pero nosotros utilizamos VPNCity y nunca nos ha dado ningún problema. Tienen un servicio buenísimo y tienen un total de 42 ciudades de todo el mundo desde las que poder conectarse.

Dan servicio tanto en ordenadores Windows como MacOS y también en todos los dispositivos móviles a través de su aplicación nativa, descargable desde cualquier App Store. Además incluye extensiones para los navegadores Chrome, Firefox y algunos Smart TV.

Compra de VPNCity

Un único usuario de este servicio te servirá para hasta un mínimo de 6 dispositivos al mismo tiempo, en caso de que necesites más podrás escalar tu tarifa. Por lo que podrás compartir tu cuenta con tu familia y amigos para que os salga mucho más económico.

Qué webs de vuelos son las mejores

Nosotros personalmente siempre utilizamos SkyScanner. Se ha convertido en nuestro comparador favorito ya que siempre nos da los mejores resultados y al mejor precio. Pero la mejor opción es comparar en diferentes webs y, por supuesto, comparar esos precios con los ofrecidos por la propia aerolínea.