El Castillo de Himeji, el más espectacular de Japón

La ciudad de Himeji no es una de las ciudades con más atractivos turísticos que visitarás, ya que en realidad solo tiene uno, El Castillo de Himeji. Pero es uno de los más importantes y de visita obligatoria, ya que es con gran diferencia el mejor de todos.

Si tienes intención de hacer esta visita, la cual te recomiendo profundamente, será mejor que la pongas en tu itinerario como una escala a otro lugar. Por ejemplo, si tienes intención de ir a Hiroshima o Miyahima, sería interesante hacer esta para en el camino de ida o de vuelta, tal y como comentamos anteriormente en un post sobre Miyahima.

Cómo llegar a Himeji

Si sigues el consejo que dimos en el post sobre hacer base en Shin Osaka, te resultará muy sencillo llegar a esta ciudad utilizando un tren Japan Rail Shinkansen, es decir, un tren bala. La estación se encuentra al inicio de una gran avenida, para llegar hasta el castillo tan solo hay que seguirla de frente. A mitad de la avenida, más o menos, verás en lo alto el castillo, por lo que no tiene pérdida.

En nuestro caso lo que hicimos fue empezar por el lugar más lejano, en nuestro caso fue la ciudad de Okayama, de la cual os hablé, y desde allí fuimos retrocediendo hasta llegar de nuevo a Osaka.

Por el camino fuimos haciendo diferentes paradas en pequeñas ciudades como esta, en las que no hay tanto para ver como para invertir un día completo, pero cuya visita es muy recomendable. En nuestro caso, las ciudades que recorrimos este día fueron Okayama, Himeji, Kobe y finalmente Osaka.

Qué ver en Himeji

Como comentaba antes, en esta ciudad no hay mucho más que ver aparte del castillo. Pero si encontramos algo que nos llamó muchísimo la atención que no encontramos en otras ciudades, las alcantarillas. Es curioso, pero en esta ciudad, todas las tapas de las alcantarillas estaban ilustradas y pintadas de colores con elementos pictóricos tradicionales de Japón.

Alcantarilla de Himeji
Alcantarilla de Himeji
Alcantarilla de Himeji

El Castillo de Himeji

El castillo está rodeado por una muralla enorme con un foso, para poder entrar hay que utilizar el único puente que atraviesa el foso y atravesar los enormes portones de la muralla. Una vez dentro, se encuentra una enorme zona arbolada con una plaza de césped rodeado por tiendas de souvenirs. Como comentaba, el puente lo tendrás que utilizar tanto para entrar como para salir, así que es mejor hacer las compras a la salida. Aunque nosotros no encontramos ninguna cosa que llamase nuestra atención, la mayoría de tiendas vendían productos que encontrarías en el bazar de tu barrio.

Entrada Castillo de Himeji

Una vez atravieses los jardines, está el edificio de admisión, donde tendrás que compras las entradas. En este edificio también te indicarán que existe una aplicación móvil para hacer el recorrido. La verdad es que es de las pocas aplicaciones de este tipo que realmente están bien desarrolladas. Por el camino hay diferentes paradas marcadas, donde a través de realidad aumentada, el guía de la aplicación te irá contando la historia tanto en texto como en fragmentos de video e imagen.

La primera sección del castillo es una autentico laberinto de pasillos, pero es unidireccional, por lo que simplemente sigue hacia adelante hasta que llegues a la puerta principal del edificio.

En el Castillo está prohibido andar con calcetines, ya que la madera no está cubierta. Por lo que te darán una bolsa de plástico donde meter los zapatos. En nuestro caso, llevábamos calcetines, pero es probable que pongan algún impedimento si no los llevas, así que asegúrate de llevar unos puestos o al menos en la mochila.

Muralla del Castillo de Himeji
Entrada al Castillo de Himeji
Puerta Principal del Castillo de Himeji
Tejado del Castillo de Himeji

El edificio tiene muchísimas plantas, parece que nunca llegas a la cima, y las escaleras son extremadamente estrechas y empinadas. Si eres claustrofóbico, igual es mejor que no subas hasta arriba, la aglomeración de gente y los espacios tan reducidos pueden pasarte una mala pasada.

De todos los que vimos este fue el único que mantenía su esencia original. Si solo tienes tiempo para ver uno, definitivamente elige este, ya que no tiene nada que ver con el de Okayama.

Excursiones en Himeji

Es complicado encontrar tours que merezcan la pena por esta ciudad, por lo que te recomiendo que lo hagas por tu cuenta. Si te quieres conocer la historia del lugar en vez de limitarte únicamente a ver el edificio, te recomiendo que utilices la guía que nosotros utilizamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like